LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

La ley de segunda oportunidad permite que un particular o pequeño empresario pueda volver a empezar de nuevo cuando se ha producido una situación de insolvencia.
El primer paso es intentar llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores. Es decir, proponer un plan de pagos que se adapte a la situación del afectado. Se realiza proponiendo de quitas y plazos de espera de entre cinco y hasta diez años para abonar esas cuotas. Dichas cuotas siempre serán propuestas para que la persona pueda vivir dignamente.
Será el Mediador concursal quien presente dicha propuesta a los acreedores.
En caso de no llegar al acuerdo extrajudicial de pagos, esto es que los acreedores no acepten la propuesta, se iniciaría el concurso consecutivo ya en sede judicial. Dependiendo de si es un particular o un empresario, se deberá instar ante el Juzgado de Primera Instancia, o ante el Juzgado de lo Mercantil.

En cuanto a los requisitos para iniciar la solicitud de acuerdo extrajudicial de pagos serían:

1.Tener una situación de insolvencia actual o inminente.
2.El pasivo no ha de superar los 5 millones de euros.
3.No tener antecedentes penales por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración del concurso.

En cuanto los relativos al BEPI (Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho), es decir, cancelación de la deuda, son los regulados en el artículo 178 bis de la Ley Concursal:

1.Se podrá obtener el BEPI una vez concluya el concurso por liquidación o por insuficiencia de la masa activa.
2.Se deberá presentar la solicitud del BEPI ante el juez del concurso dentro del plazo de audiencia.
3.Que el concurso no haya sido declarado culpable.
4.Que el deudor no haya sido condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda
Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración del concurso.
5.Que se haya celebrado o, intentado celebrar, un acuerdo extrajudicial e pagos.
6.Que haya satisfecho en su integridad los créditos contra la masa y los privilegiados, y si no hubiera intentado el acuerdo extrajudicial de pago previo, al menos el 25 % de los créditos ordinarios.
7.Que, en caso de no haber pagado los créditos del punto anterior: será considerado deudor de buena fe si acepta someterse a un plan de pagos de las deudas que no queden exoneradas, debiendo de abonarse durante los 5 años siguientes a la conclusión del concurso. Solo si el deudor ha cumplido con la obligación de colaborar en el concurso, que no haya obtenido el BEPI en los últimos 10 años, no haya rechazado una oferta de empleo adecuada a su capacidad en los 4 años anteriores, que acepte de forma expresa en la propia solicitud.

REVOCACION DEL BEPI:

A partir de los cinco años posteriores a la exoneración de pasivo insatisfecho, dicha concesión es definitiva. Durante esos 5 años los acreedores podrán solicitar la revocación ante el juez del concurso si entienden que el deudor ha obrado de mala fe, comprobando la existencia de ingresos, bienes o derechos ocultos.

Mediante este procedimiento las personas físicas pueden empezar de cero, eliminando sus deudas y consiguiendo el “Fresh start”. Aunque no es un procedimiento fácil haremos todo lo posible para ayudarte a conseguirlo.