Las ayudas llegarán tarde para 300.000 autónomos

Las ayudas llegarán tarde para 300.000 autónomos

ATA estima en más de 70.000 millones de euros la pérdida de facturación. Dos millones de trabajadores por cuenta propia afirman que su actividad ha caído más de un 60%

Los autónomos siguen en el filo de la navaja. 70.000 millones de pérdidas globales, 300.000 negocios a punto de cerrar y uno de cada tres que no ve la salida al túnel hasta 2023. Ese es oscuro panorama que muestra en la actualidad un colectivo acuciado por las restricciones, vapuleado por la crisis económica y con su optimismo en mínimos. Así lo refleja el último barómetro de ATA, que constata que la crisis tiene ya graves consecuencias. Y es que las cifras son trágicas: 300.000 negocios prevén cerrar a lo largo del año; un millón de autónomos tiene pérdidas superiores a 30.000 euros; un 81,2%, ha perdido facturación -para el un 61,8% de ellos la caída ha sido superior al 60%-; más de la mitad (57,8%) prevén que su actividad volverá a caer este año y casi un 40% no dispone de liquidez.

Con este panorama se acumulan los problemas de unos trabajadores por cuenta propia cuyo primer problema, además de la pérdida de facturación, es la incapacidad para poder afrontar facturas, obligaciones fiscales y el pago de los créditos recibidos. “La financiación es un serio problema para los autónomos porque con las actividades restringidas o cerradas con la facturación mermada o a cero no van a poder hacer frente a los compromisos bancarios. Ni tan siquiera a las facturas que se acumulan. Por eso pedimos un cambio en este sentido, que se ayude a solucionar este problema y evitar que se lleve por delante miles de negocios”, pidió Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Poco antes de la presentación de esta encuesta, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había anunciado ante el Pleno del Congreso que el Gobierno aprobará próximamente un nuevo fondo de 11.000 millones de euros para “nuevas actuaciones para empresas, pymes y trabajadores autónomos” del turismo, la hostelería y el pequeño comercio, principalmente. En su intervención para informar a la Cámara de la aplicación del vigente estado de alarma, Sánchez ha asegurado que con estos recursos se buscará “reforzar la solvencia de los balances”, facilitar el retorno de la actividad, “hacer las inversiones necesarias” y la contratación de trabajadores.

Para Amor, esta es una “buena noticia”, pero ahora hace falta determinar cómo se van entregar esas ayudas. “Habrá que esperar para saber si se concederán para los que estén en ERTE o en cese de actividad o se hará para los que hayan solicitado créditos ICO. Eso sería un agravio comparativo y una discriminación, porque el 75% de los créditos que tienen autónomos no son ICO. Por eso es importante dejarse de experimentos e ir a las ayudas directas para quien las necesite”.

En cuanto a la cantidad que el Ejecutivo pondrá a disposición de pymes y autónomos, el presidente de ATA señaló que le hubiese gustado que la cantidad fuese superior. “Si dividimos 11.000 millones entre un millón de empresas y autónomos se quedan 11.000 euros (por cada negocio), cifra que si se compara con otros países se queda corta”. Si los autónomos tienen “20.000 euros de pérdidas de media, estamos en déficit con otros países en los que se han ayudado con el 75% de las pérdidas”. No obstante, admitió que esta cifra, junto a las ayudas que otorgan las comunidades autónomas, supone una cantidad “aceptable”.

En lo que respecta al sondeo, los trabajadores por cuenta propia contabilizan pérdidas de más de 70.000 millones de euros desde que comenzó la pandemia, y uno de cada tres -alrededor de un millón de autónomos-, cree que su negocio no se recuperará hasta 2023. Además, el 20,7 % de los autónomos que tienen trabajadores a su cargo prevé que tendrán que disminuir su plantilla en 2021, mientras que el 34,4 % asegura que no tiene liquidez para afrontar los despidos.

En cuanto a la actividad empresarial, el 17,4% de autónomos (unos 565.000) señalan que, ahora mismo, sus actividades o negocios se encuentran parados o cerrados; y un 51,2% afirmaron que el funcionamiento de sus negocios está al 50%. Tan sólo un 24% opera con total normalidad y un 1,3% asegura funcionar mejor que antes de la pandemia. Crudos son también los datos relativos a la facturación de los trabajadores autónomos. El 81,2% de estos la ha visto reducida con respecto al ejercicio anterior. De este porcentaje, el 61,8% asegura que la caída ha sido superior al 60%; sólo el 13,4% aseguró mantenerse y el 3,5% aumentó su facturación. De este último grupo, el 60% de los encuestados asegura que el incremento de su facturación se ubica entre un 10% y un 20% y sólo para un 9,4% el aumento es superior a un 60%.

Por sectores, las mayores pérdidas se encuentran en el sector de los eventos, ocio y el del comercio. Por su parte, dos millones de autónomos (el 62,2% del total) ha visto caer su facturación en lo que va de pandemia en 15.000 euros o más. Del barómetro también se desprende que casi el 25% de los trabajadores por cuenta propia va a solicitar el cese de actividad puesto en marcha en febrero, mientras que casi un 63% dice que no lo va a solicitar.

Necesidad de financiación

La encuesta demuestra que la necesidad de financiación ha sido sigue siendo vital. 500.000 afirman que necesitan financiación en este momento y prevén solicitarla a lo largo del año. Además, uno de cada tres ha solicitado algún tipo de financiación desde que comenzó la pandemia. El estudio también remarca que casi un 44% no ha necesitado solicitar financiación.

Un 40% en ERTE

Por otro lado, el texto remarca que el 40% de los autónomos ha tenido que realizar a toda o a parte de su plantilla un expediente de regulación temporal de empleo. Además, casi un 30% asegura que ha realizado ERTE al 100% de su plantilla, mientras que un 7,3% ha destacado que ha solicitado o prevé solicitar un ERTE. Más de 500.000 autónomos afirman que, pese a toda la situación, han mantenido al 100% de su plantilla.

Igualmente, el 12,3% de los autónomos con trabajadores a su cargo señala que se ha visto obligado a despedir. Es decir, según ha alertado Amor, “unos 200.000 se han visto abocados a realizar algún tipo de despido durante esta pandemia”. De los que han tenido que solicitar un ERTE, el 39,5% no sabe si va a poder volver a incorporar a sus puestos de trabajo en breve a sus trabajadores. Preguntados por si pueden hacer frente al despido de sus trabajadores, el 39,4% dice que no tendría liquidez suficiente para finiquitar esas contrataciones.

Fuente: La Razón

Abrir chat
Consúltanos. Respuesta inmediata