El delito de agresión sexual embebe las amenazas proferidas para lograr el acceso carnal.